lunes, 1 de julio de 2013

♥ El último pétalo ~ Capítulo 22 + Trailer 2 ♥

Las doce y media del mediodía.
Domingo.
Lauren hablando con alguien que salía a pasear.
Un despertador que no paraba de sonar.
Y una resaca de la hostia.

_Joder... -Murmuré, aplastando la almohada sobre mi cara. Abrí un ojo, quitándome de encima la almohada, y dejé caer mi mano contra ese maldito ruido. Cinco minutos y volvió a sonar, obligándome a levantarme. Me desperecé cual oso y cogí mi móvil. 5 llamadas perdidas de Abbigail, y 7 mensajes. Abrí los ojos como platos y me senté en la cama, abriendo mensaje por mensaje cada uno de los que me había mandado.

De Abbigail
¿Dónde estás? ¿Dónde te ha llevado?

De Abbigail
Rouse, exijo una respuesta.

De Abbigail
¿Te ha besado?

De Abbigail
¿No me contestas porque te lo estás tirando? Si es así pararé.

Levanté una ceja, aguantando la risa.

De Abbigail
¿Ya?

De Abbigail
Que sepas que ahora mismo te odio mucho bastante demasiado muy.

De Abbigail
Vale, no me contestes, ya me lo imagino yo.
P.D: Eres una zorra.

Estallé en carcajadas recordando la noche anterior, al mismo tiempo que dejaba el móvil justo a mi lado y me tiraba de nuevo en la cama cual marmota. Cerré los ojos y suspiré.

Un flash. Y imágenes en mi cabeza.

_Aham, conduce...
_Rouse...
_¿Qué ocurre? ¿Es que no sabes conducir? -Mordí mi labio.
_No puedo conducir si haces eso. Puntos débiles.
_Puntos débiles... -Reí, soltando una pequeña carcajada. Marshall suspiró con fuerza y volvió a arrancar el coche, pestañeando una y otra vez, mordisqueando su labio cada 200 metros.

Calle Warrighter, veinte metros de mi casa.
Reducción de la velocidad.
Latidos enervados.
Cada vez más rápidos...

_Bueno, pues... Volveremos a vernos, supongo. -Aclaró su garganta.
_No veo la hora de volver a hacer una de esas cenas de clase. -Bajé mi mirada, tímida.

Bipolar.

_¿Es aquí, no? -Preguntó, alzando su vista al frente.
_Sí, sí, es esa casa de allí. -Señalé. Él asintió con su cabeza.
_¿Estás bien, Rouse?
_¿Cómo? -Entrecerré los ojos, sorprendida por la pregunta.
_Se que tu chico no lo está.

Boom.
Recuerdos.
Dolor.
Ánimo cabizbajo.
Diez segundos.
Silencio.

_Rouse... -Su voz, apenas audible, volvió a colarse entre mis pensamientos. - Sea lo que sea que haya ocurrido, lo siento. Lo siento de veras. Alguien como tú no debería llorar a menos que no fuese de felicidad. -Su mano recorrió mi brazo. Cerré con fuerza mis parpados, intentando ahogar esa lágrima que batallaba por salir.

_Tranquila... -Susurró. Y pude notar como sonreía. Su brazo rodeó mis hombros, acercándome a él. Apoyé mi cabeza en su hombro, tratando de esconder así mi rostro. Dos, tres, cinco segundos.

_Es mejor que me vaya. -Murmuré, tratando de deshacerme de aquella posición, que mentiría si dijese que no había calmado toda la tormenta que se había formado en mi interior. Sacudí mi cabeza, dejando escapar un pequeño suspiro antes de que nuestras miradas volvieran a encontrarse. -Gracias por haberme acercado.

_Un placer señorita. -Sonrió, volviendo a desbarajustar todo mi interior, sacando de nuevo la picardía que todos llevamos dentro. Sentí como sus húmedos labios rozaron los míos unas décimas de segundo antes de depositar un beso en cada una de sus mejillas, extremadamente cerca de algo que ambos sabíamos que no sería en absoluto, bueno.

Volví a sentarme en la cama, ocultando mi rostro bajo unas manos cómplices del deseo, ocultando una risa nerviosa y un cosquilleo en el estómago que me revelaba de nuevo los efectos secundarios de esa droga a la que la sociedad suele llamar límite, adrenalina, peligro.

O.., locura.

Reí, y todo en mi cabeza retumbó, causando una mueca de dolor en mi rostro y mi cuerpo, decidido a ir en busca de algo mágico que se llevase todo ese malestar.

_Rouse... -Su débil voz, inconfundible, acortó mi paso, recordándome lo cruel que había sido anoche con ella. Ladeé mi cabeza para observar la figura de la mujer que me dio la vida. Ahora, su sonrisa ya no brillaba. Sus manos entrelazadas pedían algo que no fui capaz de descifrar. El brillo de sus ojos ya no era el mismo. Una cara que exclamaba preocupación, miedo. Ojos hundidos en bolsas que mostraban lo poco que había dormido. Un pinchazo que atravesó mi corazón de lado a lado. -Ya estás despierta. -Afirmó. Cerró los ojos, sintiéndose más estúpida por momentos. Rió, nerviosa, acercándose a mí.

_Sí.

_¿Dónde fuiste anoche? Era.. era tan tarde. -Susurró.

_Salí con unos amigos. -Una voz tajante que cortó la conversación por unos segundos.

_¿A qué hora volviste? ¿Por qué fuiste sola? ¿Quien te acompañó? -Cada frase era un paso que se acercaba más a mi persona.

_Mamá. -Mi expresión, fría, molesta, hizo que diese dos pasos hacia atrás, haciéndome sentir peor de lo que nunca me había sentido. Fruncí el ceño. -¿Qué te pasa?

_Solo quería saber si estabas bien. -Su mano fue a parar a su boca, ocultando gran parte de su cara. Sus ojos se hacían cada vez más pequeños.

_¿Estás llorando? -Entrecerré de nuevo los ojos, acercándome a ella. Negó. Mintió. - ¿Por qué?

_He pasado tanto miedo. -Dejó escapar un pequeño sollozo que intentó volver a callar con su silencio. - Anoche no supe quién eras. -Cogió aire, intentando de nuevo y fallidamente ocultar su dolor. - Te miraba y no te reconocía. Tus palabras, tus gestos. Hija, se que tu mente está ahora mismo en otra parte. -Su nariz taponada resonó por toda la sala. - Pero te prometo que yo no puedo hacer más de lo que hago. Yo.., yo intento. Yo te juro que lo intento pero no puedo más. Hace semanas que no duermo. Hace semanas que no me apetece ni siquiera comer. Hacía tres semanas que no te escuchaba hablar. Tus ojos ya no son los ojos de mi niña. -Click- Ahora ya no se quién eres. Jamás me habías empujado. Jamás te habías escapado. Jamás habías hablado así. -Se acercó, quedando a unos centímetros de mi rostro. -¿Qué te está pasando?

Ocho, quince segundos.
Perdí la cuenta.

_Parafernalias. -Escupí, dándome la vuelta- Mamá yo ya no soy una maldita niña. -Mi tono de voz se elevó.

_Pero yo..-

_¿Pero tú? ¿Qué? ¿Pero tú, qué? Nada. Tú, nada. Tú nunca has estado en mi lugar.

Y cada palabra parecía un látigo.

_Es por él, ¿verdad? Él te está cambiando.

_¡Justin no tiene nada que ver! -Grité, a centímetros de su rostro. Arrepintiéndome en cuestión de milésimas. Sus ojos temblorosos se clavaron en los míos. Suspiré. -Lo siento...- Murmuré cabizbaja antes de ver como subía las escaleras, desapareciendo ante mis ojos.

Un suspiro,
dos.
Sentimientos de culpabilidad.
Aire fresco.
Su ventana.
Y su recuerdo.


Hospital St. Agoves, 7:41 PM.

Hacía un mes desde que vi sus ojos por última vez. Desde que su mano tocó la mía. Desde que una palabra salió de su boca, clavándose en mí.
Un mes en descenso, tras conocer la altura máxima que mi cuerpo había experimentado hasta ese día. Empezaba a confundir el sonido de su risa en todas partes. Mi cabeza daba vueltas y vueltas cada vez que mis ojos insistían en verle tras aquellas cortinas.
Mi cuerpo, cada vez más frágil, más débil, le extrañaba cada vez más, a cada segundo que pasaba.
Una madre que lloraba, una hija que sufría.
Un corazón que gritaba un nombre del que no obtendría una respuesta.
Un sueño que se cumplió, y que a día de hoy, comenzaba a esfumarse con el viento.
Y con mi propia vida.
Unos brazos que me dieron fuerza.
Un amor, un verano.
Una ilusión.

Una ilusión que se desvanecía con el tiempo.

Una bocanada de aire entró en mis pulmones antes de entrar de nuevo en aquel hospital.
Una bocanada de aire que volví a necesitar al escuchar que él ya no estaba allí.

Que se había ido.

Que vivía. Que estaba vivo.
Que salió por su propio pie.
Que hacía una semana que había abandonado el lugar.

¿Imposible? Lo pensé.
¿Mentira? Dudé.
¿Realidad? Me chocó. Eso fue lo que realmente me chocó.

Un número que comunicaba.
Un corazón que latía desbocado, y una llamada que sonaba en mi bolsillo.
Dos, tres veces.
Sin fuerza alguna para querer contestar.
Obligada sin más a hacerlo.

+Vuelve a casa ahora mismo.
. . .

-No.
+Rouse, tienes que venir de inmediato.

. . .

-No.
+La policía te está buscando.



BOOM.




*
*
*
*


Y como prometí, aquí tenéis el segundo trailer de la novela. ♥



video

Y como dije que tenía una sorpresa, es cierto.
Y la sorpresa es para una de mis lectoras.
Demasiado fuerte, demasiado increíble.
Muchos no la conoceréis.
Que sí. Que pienso tragarme 10 horas de viaje. Que pienso ir a verte. A tu ciudad. A tu pueblo. 
Que ese abrazo va a hacerse realidad.
Nos vemos muy, muy pronto pequeña.



Os quiero más que a nada princesitas.

Como siempre, aquí tenéis, por favor dad RT a este tweet si habéis leído el capítulo: Click aquí ♥
Al del trailer si sois tan amables y bonitas: Click aquí ♥

Mi twitter: @xMrsBelieve




Nunca olvideis que sois el motivo de mi sonrisa.

6 comentarios:

  1. Dioooooossss, alksflaksjasd. Me encanta. Siguela pronto<3.

    ResponderEliminar
  2. Enserio, cada capítulo me engancho más. Espero que nunca acabes esta novela, porque es super genial. Nunca había visto una novela como la tuya.
    Siguiente cuanto antes <3

    ResponderEliminar
  3. Holaaa(:
    Mi prima me acaba de decir que leyera tu blog, bueno hace ya algo asi de una hora. Que decirte cielo, pues que es JODIDAMENTE PERFECTO. Mee encantaa <3
    No soy una belieber como tal, pero mi hermana me esta haciendo poco a poco jaja
    Sigue asi, es genial. No parees booniita

    Te queria hacer una proposicion, a lo mejor no tienes tiempo, pero si pudieras pasarte por mi novela, y suscribirte (ya seria mucho pedir que la recomendaras, pero si pudieras..) me harias la chica mas feliz del mundo. Bueno ya no me enrrollo mas, este es mi blog: (es de 1D) http://mividaperfectaonedirection.blogspot.com.es/

    Muchas GRACIAS y CONTINUA que quiero leer el siguiente.
    UN BESAAZOO GUAPAA (:

    ResponderEliminar
  4. ¡Hola hola! Te vengo ha comunicar que te he nominado a los Liebster Awards. Para más información visita mi blog.
    http://novelasparasonreirreiryllorar.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  5. Es hermosa, síguela pronto por favor!!!

    ResponderEliminar
  6. Wwwwwowwww ame el trailer, escribes muy bien

    ResponderEliminar